La encuadernación en la historia del libro

La encuadernación es la evolución de los pergaminos hacia los libros, este formato requería gran trabajo y tratado del papel o pergamino, en un principio se trataba de cuadernillos agrupados y posteriormente la técnica evolucionó a coser los cuadernillos entre sí, o empastarlos con diferentes técnicas y resguardarlos con tapas duras. “La encuadernación tiene un triple objetivo: conservar, fácil manejo y presentación comercial. Hasta el siglo XIX la encuadernación se hacía de forma artesanal y era muy costosa” (Rodi Artes Gráficas 2016: párrafo 2).
La disciplina de la encuadernación evolucionó junto con el libro, el cual es en sí una revolución en la historia que trajo conocimiento al mundo al alcance de todos, “en aquella época el libro era un objeto valioso y muy caro, tanto como pudieran ser las alhajas, por lo que frecuentemente se exigía, para la confección de un libro, un contrato ante notario” (Gilabert, 2011: párrafo 7).

La encuadernación de los monasterios

100906-flickr-dearbaltimore-diderot-encyclopedie

Los libros solían producirse en los Scriptorium, donde los monjes transcribían manuscritos a mano y encuadernaban artesanalmente con hilos y tapas sólidas de distintos materiales como metales, gemas, huesos o marfil. “Los artesanos y artistas que se dedicaron a este oficio no realizaron muchos cambios técnicos durante el tiempo, pero si crearon una extensa variedad de estilos, dejando plasmada en sus trabajos la huella estética correspondiente a cada época” (Gilabert, 2011: párrafo 2). Los libros eran valuados como una joya y la encuadernación era considerada un arte. “Los libros se habían convertido en un símbolo de poder que merece exhibirse y por eso sus poseedores invertían dinero en encargar ejemplares únicos” (Burgos y Mazzini, 2012: pág. 20, párrafo 1).

Si bien la estructura del libro no ha cambiado con el tiempo, si lo han hecho los materiales con los que se construían los libros, el descubrimiento y uso de nuevos sustratos ha generado leves variaciones en los libros. Los códices de los antiguos griegos eran escritos sobre papiros y cubiertos con tapas fabricadas de cuero y reforzadas con papiros reutilizados, su construcción generalmente consistía en un solo cuadernillo (grupo de 4 a 9 hojas dobladas por la mitad) cosido de tal manera que pudiera abrirse en 180°. En esta época también era conocida, pero menos usada, la encuadernación múltiple de varios cuadernillos, los cuales eran cubiertos con tapas duras como lo es actualmente un libro moderno y requería una costura más resistente (Burgos y Mazzini, 2012).

Las Imprentas

En el siglo XIX, la invención de la imprenta relegó la producción de libros desde los monasterios a los mercantes privados y se comienza a hablar de encuadernación editorial o industrial. “Según se resume en el sitio Michigan State University Libraries: El siglo XVI marca el nacimiento del libro moderno. Los libros se vuelven más pequeños y fáciles de encuadernar. La madera de las tapas es lentamente reemplazada por ‘Cartones’ hechos de hojas de papel pegadas entre sí, y los títulos de los libros comienzan a exhibirse en los lomos” (Burgos & Mazzini, 2012: pág. 17, párrafo 1).

impresora

En esta época, la gran difusión de los libros hizo necesario un cambio en la producción volviéndolo un producto masivo y de bajo costo, por lo que la calidad de los materiales se vio afectada en virtud de su popularidad. Gracias a la imprenta, cambió el proceso de transcripción manual por la producción en masa, los libros se vuelven más pequeños y fáciles de encuadernar, la madera y los metales se reemplazan con cartones y el contenido pasa a mostrarse en el exterior con títulos e ilustraciones. La encuadernación queda a cargo de los propios impresores y se comienza a hablar de encuadernación editorial o industrial. Las cubiertas de tela se convierten en norma hacia finales del siglo XIX. “La imprenta no solo alteró la forma de crear productos impresos; supuso un cambio de paradigma socio-tecnológico tan importante como en la actualidad lo están siendo los ordenadores portátiles o la tinta electrónica” (Novelle, 2013: párrafo 1).

cosido-artesanal-de-libros-1

El libro Moderno

En el siglo XIX, con la industrialización se abaratan los costes y se masifica la producción. Actualmente existen dos tipos de encuadernación, las cuales se hacen de manera industrial y se diferencian según sus tapas: de tapa dura para la encuadernación cartoné y de tapa blanda o paperback. La encuadernación de tapa dura es más costosa y se usa para ediciones más lujosas, mientras que la encuadernación de tapa blanda es utilizada para ediciones económicas y de grandes producciones (Rodi Artes Gráficas 2016: párrafo 3).

Hoy en día se cuenta con diversos materiales para producir libros, así mismo la masificación del libro y sus distintos usos ha dado paso al desarrollo de nuevas tecnologías y métodos de encuadernación industrial. “Los avances tecnológicos llegan al punto de definir un estilo propio, el Técnico industrial, que engloba la mecanización sistemática de tareas, a partir de introducciones consecutivas en la disciplina como es la máquina para preparar las telas de las cubiertas (1823), la máquina gofradora para adornarlas (1830), la plegadora mecánica (1856-1880), la máquina de coser (1856-1892), la redondeadora y enlomadora (1876), y máquinas para fabricar tapas y alzadas (1891 y 1903)” (Burgos y Mazzini, 2012: pág. 18, párrafo 1).

port_encuadernacion

Podemos ver el desarrollo de la encuadernación a través de la historia y que su evolución ha dependido de los recursos de cada época, sin embargo su estructura y función permanecen en el tiempo a pesar de la utilización de distintos materiales. Aparte de la encuadernación industrial, existen distintas técnicas de encuadernación artesanal que pueden realizarse en casa, basta con investigación y motivación para encuadernar tu propio libro y darse cuenta que consiste en un verdadero arte.

Si bien los dispositivos modernos han ido ganando terreno y reemplazando al material impreso, la encuadernación tanto industrial como artesanal sigue en pie, pues el libro es algo que nunca va a desaparecer, y seguirá evolucionando en materiales y técnicas nuevas.

 

Bibliografía

Burgos, M. y Mazzini, M. (2012) La evolución de la encuadernación y los Manuscritos Medievales. Recuperado de https://es.scribd.com/doc/118608723/La-evolucion-de-la-encuadernacion-y-los-manuscritos-medievales

Gilabert, F. (2011) Historia de la Encuadernación. Recuperado de http://bibliotecapatrimonialrecoletadominica.blogspot.cl/2011/04/historia-de-la-encuadernacion.html

Bricoblog (2013) El cosido y encuadernación de libros. Recuperado de https://www.bricoblog.eu/cosido-y-encuadernado-de-libros/

Novoa, I. (2009) Tipos de Encuadernación. Recuperado de http://www.blogartesvisuales.net/diseno-grafico/editorial/tipos-de-encuadernacion-de-un-libro/

Scolari, C. (2012) La Evolución del Libro  Recuperado de: https://hipermediaciones.com/2012/04/06/evolucion-del-libro/

Rodi Artes Gráficas (2016) La Encuadernación Rescatado de: http://www.rodi-graf.com/2016/06/la-encuadernacion/

Arévalo, A. (2011) Libros Digitales Resuperado de: http://eprints.rclis.org/16369/1/alonso.pdf

Novelle, L. (2013) Historia del Libro (IV): La revolución de la imprenta Recuperado de: http://www.biblogtecarios.es/lauranovelle/historia-del-libro-iv-la-revolucion-de-la-imprenta/

Anuncios

4 comentarios en “La encuadernación en la historia del libro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s